top of page
Buscar
  • Foto del escritorconstuirunidos

La tarjeta de residencia por circunstancias excepcionales para tratamiento médico de menor de edad.



Mediante este artículo, venimos a analizar las claves normativas que son esenciales para hacer uso de esta clase de tarjeta de residencia. En primer lugar, debemos de sacar a colación el art. 123 del Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, tras su reforma por Ley Orgánica 2/2009, que a continuación transcribimos:

“1. De conformidad con el artículo 31.3 de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, en atención a las circunstancias excepcionales que concurran, se podrá conceder una autorización de residencia temporal a los extranjeros que se hallen en España en los supuestos de arraigo, protección internacional, razones humanitarias, colaboración con autoridades o razones de seguridad nacional o interés público, previstos en los artículos siguientes.”

Asimismo, debemos de destacar el artículo 126 de la citada Ley que regula la tarjeta de residencia por circunstancias excepcionales para tratamiento médico, establece lo siguiente:

“2. A los extranjeros que acrediten sufrir una enfermedad sobrevenida de carácter grave que requiera asistencia sanitaria especializada, no accesible en su país de origen, y que el hecho de ser interrumpida o de no recibirla suponga un grave riesgo para la salud o la vida. A los efectos de acreditar la necesidad, será preciso un informe clínico expedido por la autoridad sanitaria correspondiente. Excepcionalmente, no se requerirá que la enfermedad sea sobrevenida en el caso de necesidad de prolongar la permanencia de un menor extranjero que se haya desplazado temporalmente a España a efectos de tratamiento médico en base a lo previsto en el artículo 187 de este Reglamento, una vez agotada la posibilidad de prorrogar la situación de estancia y siempre que dicha permanencia sea imprescindible para la continuación del tratamiento. La renovación de este tipo de autorizaciones se vinculará al tiempo mínimo necesario para completar el tratamiento.”

Así en caso de renovación de dicha tarjeta, es importante sacar a colación el artículo 130 del citado Reglamento, relativo a la prórroga y el cese de la situación de residencia temporal por circunstancias excepcionales, que a continuación transcribimos:


“1. En virtud de su carácter excepcional, las autorizaciones concedidas con base en los artículos precedentes, así como sus prórrogas, tendrán una vigencia de un año, sin perjuicio de lo establecido en este artículo y en la normativa sobre protección internacional. 2. Los titulares de una autorización concedida por el titular de la Secretaría de Estado de Seguridad, o autoridad en quien delegue, podrán prorrogar la autorización siempre que se aprecie por las autoridades competentes que persisten las razones que motivaron su concesión. Solamente en el caso de que las autoridades concluyesen que han cesado las razones que motivaron su concesión, podrán solicitar una autorización de residencia o una autorización de residencia y trabajo de acuerdo con lo previsto en el artículo 202 de este Reglamento.”


Al tratarse el presente artículo de un menor de edad, debemos de indicar que el interés del menor es el bien jurídico que es determinante en la adopción de todas las decisiones relativas al menor, como la medida sobre la cual se han de adoptar todas y cada una de las decisiones en la tramitación de todos los acuerdos que les afectan, es por ello por lo cual el criterio general que debe guiar la situación, en caso de contradicción de intereses entre los padres del menor y el menor, es el principio del interés superior del menor, recogido en el artículo 3 de la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas, que a continuación transcribimos:


“1. En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño.”


Así también, el artículo 2 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que, en relación con el interés superior del menor establece lo siguiente:


“1. Todo menor tiene derecho a que su interés superior sea valorado y considerado como primordial en todas las acciones y decisiones que le conciernan, tanto en el ámbito público como privado. En la aplicación de la presente ley y demás normas que le afecten, así como en las medidas concernientes a los menores que adopten las instituciones, públicas o privadas, los Tribunales, o los órganos legislativos primará el interés superior de los mismos sobre cualquier otro interés legítimo que pudiera concurrir.


Las limitaciones a la capacidad de obrar de los menores se interpretarán de forma restrictiva y, en todo caso, siempre en el interés superior del menor. 2. A efectos de la interpretación y aplicación en cada caso del interés superior del menor, se tendrán en cuenta los siguientes criterios generales, sin perjuicio de los establecidos en la legislación específica aplicable, así como de aquellos otros que puedan estimarse adecuados atendiendo a las circunstancias concretas del supuesto:


a) La protección del derecho a la vida, supervivencia y desarrollo del menor y la satisfacción de sus necesidades básicas, tanto materiales, físicas y educativas como emocionales y afectivas.


b) La consideración de los deseos, sentimientos y opiniones del menor, así como su derecho a participar progresivamente, en función de su edad, madurez, desarrollo y evolución personal, en el proceso de determinación de su interés superior.


c) La conveniencia de que su vida y desarrollo tenga lugar en un entorno familiar adecuado y libre de violencia. Se priorizará la permanencia en su familia de origen y se preservará el mantenimiento de sus relaciones familiares, siempre que sea posible y positivo para el menor. En caso de acordarse una medida de protección, se priorizará el acogimiento familiar frente al residencial. Cuando el menor hubiera sido separado de su núcleo familiar, se valorarán las posibilidades y conveniencia de su retorno, teniendo en cuenta la evolución de la familia desde que se adoptó la medida protectora y primando siempre el interés y las necesidades del menor sobre las de la familia.”



Por todo ello, sí está interesado en solicitar la tarjeta de residencia por circunstancias excepcionales para tratamiento médico de un menor de edad, no dude en ponerse en contacto con este despacho para estudiar su caso y dar solución a su asunto. Llámanos al tfno. 648634583. Trabajamos en toda España.



www.amilcabogados.com












// Busco un abogado en León // necesito un abogado en León // José Antonio Amilivia Cañedo abogado de confianza en León // Abogado online // Busco un abogado con despacho en León que trabaje online // Busco un abogado especialista // colegio de abogados de León // necesito los servicios de una abogado // despacho de abogados en León //

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page